By

Daniel Salvador. Fotógrafo de monumentos.

A principios del siglo XIII, durante una batalla contra los árabes, el capitán Pelay Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, al ver que llegaba la noche y no obtenía la victoria, imploró a la Virgen gritando: ¡Santa María, detén tu día!. Y cuenta la tradición que el sol se detuvo en el horizonte para permitir a las tropas cristianas la victoria. El maestre mandó edificar un templo para Santa María de Tentudía.

La leyenda sobre el Monasterio de Tentudía tiene su origen en el siglo XIII, durante la Reconquista, cuando el monarca Fernando III El Santo encargó al maestre Pelay Pérez Correa, de la Orden de Santiago, tomar a los sarracenos las sierras de la comarca de Tentudía.

A lo largo de la batalla decisiva, las tropas cristianas veían cómo se acercaba la noche y no conseguían su objetivo. El maestre, desesperado, imploró a la Virgen gritando: ¡Santa María, detén tu día! Y la tradición dice que el sol se detuvo en el horizonte el tiempo suficiente para lograr la victoria.

El maestre Pérez Correa mandó construir una pequeña ermita para honrar este milagro, bajo la advocación de Santa María de Tudía (Tentudía).

El edificio original se fue ampliando en etapas sucesivas por los maestres de la Orden de Santiago.

Con la construcción del Conventual en la localidad cercana de Calera de León, en el siglo XV, la zona se convirtió en uno de los centros más importantes de la Orden de Santiago.

Y a principios del siglo XVI, el Eremitorio de Santa María de Tudía fue declarado Monasterio por el Papa León X, lo que supuso la adjudicación de grandes privilegios y el monasterio fue adquiriendo más importancia.

La Orden encargó en 1518 un retablo al prestigioso maestro azulejero Niculoso Pisano, de origen italiano pero afincado en Sevilla. Este retablo es probablemente uno de los elementos más importantes del monasterio en la actualidad. En el retablo se puede apreciar una placa con la inscripción: NICVLOSVUS PISANVS ME FECIT A.D.1518

La imagen de la Virgen de Tentudía, de las llamadas de candelero, data del siglo XVIII.

La Vicaría de Tudía comprendía nueve pueblos de la zona y a mediados del siglo XVI se creó un Colegio de Letras (humanidades) que estuvo en funcionamiento hasta principios del siglo XIX, época en la que el Monasterio fue perdiendo influencia y el edificio fue cayendo poco a poco en estado de abandono, cercano a la ruina en algunas ocasiones.

La parte exterior del edificio, de aspecto robusto, ha sufrido modificaciones y restauraciones diversas a lo largo del tiempo.

En el interior destaca el claustro de estilo mudéjar, datado a principios del siglo XVI.

Al Monasterio de Tentudía se accede desde Calera de León, a través de una carretera local que asciende hasta el Pico de Tentudía, a unos 1100 metros de altura.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Monasterio de Tentudía. Badajoz.

Texto: Viajar por extremadura

Related Posts

Daniel Salvador. Fotógrafo. Sevilla. La puerta del Puente es una de las tres únicas puertas que se...

Daniel Salvador. Fotógrafo. Sevilla. Colaboración con la Revista francesa Connaissance des Arts y...

Daniel Salvador. Fotógrafo de monumentos. Sevilla. Antigua arcosolio gótico, que fue decorado en...

Leave a Reply