By

Daniel Salvador. Fotógrafo de cuadros. Sevilla

Este cuadro muestra un esqueleto, que representa la muerte. Dicho esqueleto, con una mano, apaga la llama de la vida. A sus pies están representados los símbolos del poder, de la gloria y de la riqueza del Siglo XVII. A los pies del esqueleto están tirados con desprecio estos objetos, como para significar que la muerte desprecia los bienes terrenales y que una vez pasados de este mundo al más allá estaremos sin nada en el juicio final. Además, seremos juzgados solo en base a nuestros pecados capitales y por las obras de caridad llevadas a cabo durante nuestra vida terrenal. Para reforzar aún más el mensaje del cuadro, el esqueleto pisa un mapamundi, como símbolo del poder de la muerte sobre todas las cosas.

Related Posts

Daniel Salvador. Fotógrafo de cuadros. Sevilla. “Excelentísimo Señor don Francisco de Bruna y...

Daniel Salvador. Fotógrafo de cuadros. Sevilla. El segundo cuadro que nos encontramos en el...

Daniel Salvador. Fotógrafo de cuadros. Sevilla.  Juan de Dios transportando a un enfermo. Hacia...

Leave a Reply