By

Daniel Salvador. Fotógrafo de monumentos. Sevilla.

El Mirhab de la mezquita de Córdoba constituye una excepción en la arquitectura islámica. Cierto es que se halla situado, como dicta la tradición, en le muro de la quibla. Aquí sin embargo, no se presenta en la habitual forma de nicho, sino como un arco de herradura que da paso a un habitáculo de planta octogonal cubierto por una cúpula en forma de concha.

El esquema ornamental se repite en los dos arcos adyacentes, ambos provistos de puertas: La de la derecha conducía a una serie de habitaciones que comunicaban con el alcázar califa a través de un pasadizo, mientras que la de la izquierda daba acceso a las salas del tesoro.

La suntuosa decoración combina yeseríaas y mosaicos, atauriques que evocan el pasamos y frisos con inscripciones en árabe.

Realizado entre los años 965 y 971, el mihrab forma parte de la ampliación de la mezquita hacia el sur emprendida por el califa Alhakén II. Para construirlo, hubo que derribar la quilla anterior y su mirhab, de donde proceden las cuatro columnas ónice que enmarcan la apertura; una reutilización a la que se alude precisamente en una de las inscripciones. La caligrafía, en este sentido, ocupa un lugar poco habitual en la decoración de un mirhab, dado que a las citas tomadas del Corán se añaden aquí textos que conmemoran la ampliación de la mezquita.

Cabe observar asimismo que el mirhab está descentrado, debido a la ampliación de la sala de oración hacia el este que Almanzor decidió acometer a finales del Siglo X.

Varios historiadores sostienen la hipótesis de que el arquitecto de la mezquita se habría inspirado en las iglesias mozárabes de tres abismes para crear el triple arco en el muro de la quibla. La decoración a base de mosaicos, por su parte, ejecutada por artesanos bizantinos llegados desde Constantinopla, evoca claramente la de la Gran Mezquita de los Omeyas, en Damasco, que el Califa Walid I mandó construir a principios del Siglo VIII. Con ello, Alhakén II se reafirmaba como el único y legítimo heredero y como el único monarca con derecho a llevar el título de Califa.

Texto: Revista «La Mezquita Catedral de Córdoba» de Connaisance des arts y Ediciones El Viso.

El Mihrab de la Mezquita de Córdoba

El Mihrab de la Mezquita de Córdoba

Related Posts

Daniel Salvador. Fotógrafo de monumentos. Sevilla. La capilla de la Virgen de la Antigua está...

Daniel Salvador. Fotógrafo de monumentos. Sevilla. La Capilla del Sagrario, situada en el vértice...

Daniel Salvador. Fotógrafo de monumentos. Sevilla. La capilla de san Antonio es la primera de la...

Leave a Reply